Esta frase de Forrest Gamp me acompaña desde hace unos años, porque al elegir un bombón nunca sabes lo que va a salir. A veces pruebas uno que te gusta y en otras ocasiones uno que no te hace gracia. Pues hoy en día ese es mi estado: Por una parte ilusionado, entusiasmado en un proyecto que llega a su fin en su primera parte, y que es el inicio de un futuro en #3Ducktors para todos los que participamos en él, con objetivos a largo plazo que tenemos planteados y, que queremos sean referencia en el territorio.
Pero por otra parte todo este proceso nace en el curso de los momentos finales de vida de una persona muy allegada a mi, a pesar de la distancia. Vienen a mí recuerdos de la infancia, como me cuidaba, el soporte a la familia, sus primeros trabajos en una librería, en una tienda. Su boda en mi adolescencia, sus deseos de ser madre, sus hijas a las que he dedicado cuidados -junto a mi compañera de vida- cuando eran pequeñas y que son parte nuestra. Pero todo llega a su final y no hay final mejor que aquel en el que estas relajado rodeado de la familia, cuando sabes que no quieres que sufra más. No hay muerte más digna que morir por un acto de Amor, cuando sabes que evitas sufrimiento y eso es lo que se recuerda. Porque sigues viviendo en los corazones que dejas. Siempre en mi corazón con la mejor de tus sonrisas. Ahora estarás acompañado del motor de nuestras familias: nuestros padres, con la compañía fiel de Nina
Pero hoy me toca, salir al escenario como si nada ha pasado. A demostrar AMOR y EMOCIÓN. Curiosamente las bases de #3Ducktors que queremos trasmitir. Pero yo lo viviré de distinta manera.

The last comment needs to be approved.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *