DOCTOR, LE HAN SALIDO MANCHAS BLANCAS EN LA CARA

Llega el verano, sinónimo de buen tiempo, vacaciones, tiempo libre y relax. Es un período en el que también son frecuentes algunas lesiones típicas de esta época. Entre ellas se pueden visualizar las MANCHAS BLANCAS EN LA CARA Y en ocasiones en el  CUERPO. En numerosas ocasiones, son confundidas con HONGOS, pero no es nada de eso. Estas manchas constituyen uno de los signos de DERMATITIS ATÓPICA que se llama PTIRIASIS ALBA O DARTROS ACROMIANTE.

La causa no está bien definida. Se la relaciona con la dermatitis atópica, la exposición solar y la ausencia de uso de filtros solares, la falta de higiene, la sequedad cutánea y la deficiencia de minerales. Se discute el papel de algunos microorganismos como el Staphylococcus aureus.

La asociación del dartros con las parasitosis intestinales parece pertenecer a creencias populares, ya que hasta el momento no hay estudios que confirmen esta hipótesis. Ciertos hábitos higiénicos, muy frecuentes en los niños, también favorecen la presencia de estas lesiones: los baños frecuentes y prolongados, la temperatura elevada del agua, y el uso de esponjas y jabones abrasivos.

Puede confundirse con el Vitíligo, pero la distribución de las lesiones y algunas pruebas específicas, permiten el diagnóstico con facilidad.

Se identifica por placas o manchas blanquecinas, (hipopigmentadas), de tamaño variable, únicas o múltiples resaltando la diferencia de color especialmente en pieles oscuras o mates. Constituye el segundo o tercer motivo de consulta en los consultorios de piel. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero según los sectores afectados dependerá la frecuencia y la rapidez en la consulta. En este sentido la localización en el rostro encabeza las mismas por motivos obvios.

Las manchas, típicamente blanquecinas tiene según los últimos estudios una progresión característica hasta llegar al color final. En principio suelen ser pequeñas y rosadas, ligeramente sobre elevadas y con un fino relieve rugoso, luego van incrementando su tamaño, pasan a ser hipopigmentadas, de mayor superficie, irregulares, con bordes difusos y con fina descamación. El número de lesiones puede variar desde una mácula aislada hasta más de 20 lesiones.

Es un proceso benigno, poco molesto y fácil de tratar. Deben protegerse las áreas alrededor de las lesiones con crema protectora solar. El tratamiento de base lo constituyen las cremas hidratantes (emolientes) y los corticoides tópicos suaves. No obstante, su eficacia es limitada. Raras veces, la mayoría de ellas por motivos estéticos, es necesario recurrir a otros tratamientos.

Aunque es motivo frecuente de consulta y de preocupación para padres y pacientes, la pitiriasis alba no origina un daño permanente en la piel. Sin tratamiento, las lesiones suelen resolverse en meses o años. Mientras que en niños la enfermedad puede cronificarse, es frecuente que mejore en la adolescencia.

¿Te ha sido útil?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *