Cuando ir al Oculista

Cuando unos padres acuden a la consulta por primera vez, algunas de las preguntas más frecuentes hacen referencia a la visión de los niños: ¿Cómo debemos de  cuidar los ojos de los niños? ¿El bebé ya ve? ¿Cuándo se acaba de definir el color de ojos de un bebé? ¿Cuándo se le debe llevar al oftalmólogo? ¿Mi hijo lagrimea, cuándo es preocupante? ¿Debemos de preocuparnos de su vista, aunque no manifieste ningún síntoma?, ¿cuándo ir al oculista?. 

En muchas ocasiones, y en especial durante los primeros años de vida, los déficits visuales pasan desapercibidos. La razón es muy simple: el niño siempre ha visto así y no sabe o no tiene interiorizado lo que es ver bien, porque siempre han visto de esta manera. Por esta razón, la mayoría de los defectos visuales se diagnostican sobre los 5-6 años, coincidiendo con el momento de aprender a leer y escribir.  Intentaremos Responder a estas preguntas:

La visión de los niños: ¿Cuándo sabremos el color de los ojos?

La visión de un bebé pasa por muchos cambios durante su primer año de vida. En cada visita de niño sano, su pediatra revisará la visión de su bebé para monitorear estos cambios y asegurarse de que su visión se desarrolle como debería hacerlo.

  • Recién Nacidos: Adaptándose a la luz y a medida que pasan los días distinguen patrones claros y oscuros; empieza a ver colores brillantes y poco a poco fija la mirada en las caras.
  • De los 2 a los 12 meses: Al principio, no funcionan muy bien, pareciendo Bizcos, pero esto se corrige progresivamente. Ahora bien, si esto sucede SOLO EN UN OJO, se ha de consultar al médico. Al principio de este período, su aprendizaje consiste en enfocar y seguir objetos en movimiento, lo que puede ya realizar alrededor de los 4 meses. Sobre los 5 meses ya han aprendido el concepto de “profundidad” (si está lejos o no) y tiene una visión 3D. En esta etapa, un bebé puede reconocer a sus padres al otro lado de la habitación y sonreírles. También pueden ver los objetos de afuera cuándo miran a través de la ventana. Incluso pueden recordar qué es un objeto, así solo vean una parte de él. Cuando alcanzan el color definitivo de los ojos a, los seis mese, mientras que en otros puede tardar más de un año en definirse.   Alrededor de los 10 meses de edad, los bebés pueden ver y calcular la distancia lo suficientemente bien, como para agarrar algo entre sus dedos pulgares e índice. A los 12 meses de edad, la mayoría de los bebés están gateando y tratando de caminar, lo que aumenta la coordinación visual.

Mi hijo tuerce los ojos: ¿Qué debo de hacer?

Ya hemos comentado anteriormente que durante los primeros meses,- aproximadamente 3 meses- es normal que el niño en ocasiones esté bizco. Además, al tener la nariz tan pequeña puede dar la impresión de un falso estrabismo. Pero a partir de esta edad, si se presenta una desviación ocular, se debe de consultar al médico, al igual que si la desviación es muy evidente o fija.

Tiene legañas y los ojos pegados

Estas pequeñas conjuntivitis no son problema para el niño. Su ojo está madurando y el lagrimal es pequeño. Se deben de lavar con frecuencia con una pequeña gasa y suero fisiológico. No debemos utilizar remedios caseros como manzanilla, para este menester. Sí son muy persistentes acudir al médico para valorar una posible obstrucción lagrimal. Habitualmente desaparecen antes del año de edad. 

En el caso de que se confirme una obstrucción lagrimal, lo que se conoce como dacriocistitis, se suele intervenir pasado el año de edad.

¿Cuándo llevar el niño al oftalmólogo / oculista?

La primera revisión oftalmológica se debiera realizar a partir del año y nunca más tarde de los 3 años de vida, porque en este período se pueden presentar alteraciones, como las cataratas, etc.  que se han de corregir. Es por esto que el pediatra durante este tiempo  a lo largo de las revisiones utilizará el oftalmoscopio para valorar el reflejo rojo y las desviaciones visuales. 

  • Recién nacidos y primer año de vida: La revisión oftalmológica debe producirse cuando así lo considere el pediatra y, en especial, en el caso de niños prematuros o de bajo peso, que son más propensos a sufrir ciertas enfermedades. También deberán remitirse al oftalmólogo los recién nacidos en los que el pediatra observe algún problema visual.
  • Durante 1 año y 3 años

Para diagnosticar posibles alteraciones de motilidad ocular, desviación  estrabismo y ojo vago u ambliopía. A esta edad los niños comienzan a colaborar y es más sencillo realizar determinadas pruebas, como la evaluación de la agudeza visual

  • Habitualmente también se aconseja llevar a cabo un control a los 5 años, de carácter preescolar, en donde el profesional controla que no haya ninguna alteración en esta primera etapa de maduración visual que pueda perjudicar el desarrollo de una buena visión.

La agudeza visual se explora a partir de los tres años con optotipos convencionales, con dibujos o la E en diferentes posiciones hasta los cinco años y con letras a partir de los seis. Entre los tres y los cuatro años es posible conseguir en la mayoría de los casos la colaboración suficiente del niño. Los padres pueden preparar a su hijo en el domicilio para la prueba de la E en diferentes posiciones. Si a los cuatro años no conseguimos demostrar una agudeza visual normal, será necesario remitir al paciente al oftalmólogo para descartar una ambliopía. 

Los niños que aparentemente no colaboran tienen mayor incidencia de alteraciones visuales que los que pasan la prueba de los optotipos.

Informe sobre el estado de salud visual infantil y cómo ha cambiado desde el 2016. http://visionyvida.org/el-estado-de-la-salud-visual-infantil-en-espana-como-ha-variado-desde-2016/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *