Mi hijo moja la cama

MI HIJO MOJA LA CAMA: ¿ME HE DE PREOCUPAR?

Hoy hablamos de la ENURESIS, que es orinarse mientras duerme. Se dice que es PRIMARIA cuando nunca ha dejado de mojar la cama por la noche. Se llama SECUNDARIA si ha dejado de mojar la cama durante un período mínimo de 6 meses seguidos y vuelve a hacerlo por algún motivo.

 

¿CUÁL ES LA CAUSA?

Las causas no son del todo conocidas. Únicamente tenemos conocimiento de algunos factores que están presentes en estos niños:

  • HERENCIA: si uno de los padres se orinaba en la cama después de los 5 años, hay un 40 % de probabilidades de que sus hijos tengan el mismo problema. Si ambos padres se orinaban en la cama cuando niños, entonces cada uno de sus hijos tendrá una probabilidad de alrededor del 70 % de padecer el mismo problema.
  • SEXO: Más frecuente en varones.
  • Sueño profundo. Un patrón de sueño profundo, se asocia en numerosos casos de enuresis. De hecho algunos autores los incluyen dentro de los trastornos del sueño, de manera similar a las pesadillas, terrores nocturnos, etc.
  • Estrés. Este es uno de los motivos más comunes de la enuresis secundaria. Este estrés puede provocar incontinencia urinaria y el tratamiento de este estrés puede detenerla.
  • Apnea obstructiva del sueño/ronquidos. En casos excepcionales, la incontinencia urinaria ocurre porque un niño tiene apnea obstructiva del sueño y ronca. Los niños con esta afección tienen una vía respiratoria parcialmente bloqueada que puede detener su respiración brevemente durante el sueño.
  • Estreñimiento. La vejiga y los intestinos están muy cerca entre sí dentro del cuerpo. Un intestino lleno (constipación) puede hacer presión sobre la vejiga y hacer que el niño pierda el control de la vejiga.
  • Enfermedades neurológicas y/o de la vejiga.

 

¿CUÁNDO SE PRODUCE EL CONTROL DE ESFÍNTERES?

En niños hasta los 5 años puede ser normal que moje la cama. A partir de esta edad se debe de consultar, en especial si tiene repercusiones en la vida diaria del niño.

El control de esfínteres es un PROCESO MADURATIVO, No ES UN PROCESO DE APRENDIZAJE. Es una habilidad que uno adquiere sin que nadie se lo enseñe, por lo que este proceso ES DIFERENTE EN CADA NIÑO. Esta idea constituye un concepto muy importante, ya que está en contra del APRENDIZAJE SOCIAL que promueve que a los 2 años el pañal debe de retirarse.

Este proceso madurativo no depende de la voluntad del niño. Por esto, a pesar de las regañinas, premios, etc. Continúa realizando sus necesidades encima. Sí es cierto que hay niños que lo controlan antes de los 5 años, pero el proceso madurativo llega hasta los 6 años.

Cómo saber si el niño está preparado para dejar el pañal

Como hemos dicho, todos los niños aprenden a dejar de usar el pañal, y lo consiguen de una manera natural por sí mismo.  Lo importante es conocer las señales que nos digan, que está preparado para dejar el pañal:

  • El inodoro le interesa: quiere acompañaros para ver lo que hacéis, os pide tirar de la cadena y ver como todo desaparece…
  • Mantiene seco el pañal por un período superior a 2-3 horas. En esta fase es conveniente que controléis periódicamente que el pañal está seco.
  • Tiene un horario regular para hacer deposiciones: No todos lo tienen, pero si aparece es un signo con el que os podréis anticipar y sentarle en el WC.
  • Se da cuenta de que está haciendo “pipi” o “caca”. Hay niños que te lo pueden decir justo antes de hacerlo. Y otros mientras lo hacen. Pero es una forma de darse cuenta de que vuestro hijo está siendo cada vez más consciente de lo que está haciendo. Incluso es posible que le moleste tener el pañal sucio y os pida cambiarle, porque le empieza a resultar molesto.
  • Es capaz de subirse o bajarse los pantalones

 

¿Y si  no quiere sentarse en el orinal…?

En numerosas ocasiones, nos encontraremos con que los niños y niñas rechacen sentarse en el orinal, es un elemento desconocido para ellos y, aunque empiecen a controlar los esfínteres, no saben muy bien cómo utilizarlo. Lo ideal es seguir estos consejos:

  • Colocarlo en el baño para que entienda su función y se familiarice con él.
  • No obligarle a usarlo y ofrecerlo al igual que la taza del váter. A lo mejor prefieren usar esta antes que el orinal simplemente por imitación a los adultos.
  • Interactuar. También, podéis intentar otros recursos como decorarlo juntos con pegatinas. Poco a poco, irá descubriendo la relación entre el pis, la caca y el orinal y te lo pedirá seguro.
  • Respetar. Lo que no debemos hacer en ningún caso, es enfadarnos por no sentarse, ya que así conseguiremos el efecto contrario.

Si se repite este proceso varias veces, puede ser que todavía no se encuentre preparado o preparada para dejar el pañal, por lo que podríamos volver a intentarlo en un tiempo. Como hemos dicho, es un proceso y debemos seguir sus tiempos sin agobiarnos, son ellos los que marcan el ritmo.

 

Cuando se debe de tratar

Los estudios epidemiológicos ponen de manifiesto que la resolución espontánea se suele dar en los niños pequeños con enuresis leves (mojan <3 noches/semana). En cambio, en los que mojan todas o casi todas las noches y en los mayores de 9 años, la enuresis no tiende a la curación espontánea  y el tratamiento se debería instaurar de forma precoz en estos casos. Además, independientemente de la gravedad y de la edad, también estaría indicado cuando sospechemos que tiene o puede tener una repercusión negativa en el niño o la familia y siempre que nos lo demanden a partir de los 5 años.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *