Covid-19 y Asma

El asma es una de las principales enfermedades respiratorias en todo el mundo y dado que el SARS-CoV-2 es un patógeno respiratorio, es importante cuantificar el riesgo que la pandemia actual de COVID-19 puede representar para los pacientes con asma.

El niño asmático no tiene mayor riesgo de contagio de Coronavirus, por lo que se recomienda seguir las mismas recomendaciones que el resto para evitar contagiarse.

Siguiendo las 3M se reduce significativamente el riesgo de infección.

  • Mascarilla
  • Manos limpias con solución hidroalcohólica/jabón.
  • Mantener la distancia social

Además, es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  1. Administrar el tratamiento de base pautado por el neumólogo de forma rigurosa para tener un buen control del asma y prevenir las exacerbaciones.
  2. La vacuna de la gripe cuando se inicie la campaña de vacunación, incluido grupo familiar.
  3. Evitar la exposición al tabaco.

El adecuado tratamiento del asma puede evitar visitas innecesarias al médico y, por lo tanto, reducir el riesgo de exposición al virus.

La mayoría de los niños con enfermedades respiratorias crónica leve -moderada deben acudir a la escuela. 

¿En qué casos no se recomienda asistir al colegio?

Los Niños con enfermedades respiratorias graves por el riesgo que supone estar expuesto a infecciones víricas:

  • Prematuros con displasia broncopulmonar durante los 2 primeros años de vida
  • Niños con patología neuromuscular grave dependientes de ventilación mecánica

Se consideran de mayor riesgo y por ello precisan una decisión individualizada todos los pacientes que presentan: 

  • Una función pulmonar reducida
  • Los pacientes que precisan oxígeno de forma continua o intermitente, todos los días
  • Los pacientes que precisan ventilación mecánica invasiva o no invasiva, durante todo el día o parte del mismo (excluyendo trastorno respiratorio en sueño en niños por lo demás sanos)
  • Los pacientes pediátricos traqueotomizados y/o con enfermedades graves de la vía aérea (malacias y estenosis)
  • los pacientes en espera de trasplante de pulmón o trasplantados

En un reciente estudio, realizado en el Hospital de Vall d’Hebron, se concluye que los el asma podría ser un factor protector frente a la infección por el virus SARS-CoV-2, especialmente en pacientes asmáticos con fenotipo T2. Solo el 3,2 % de los pacientes hospitalizados con enfermedad grave tenían asma, una prevalencia inferior a la de la población general, que ronda el 6 %. Resultados esperanzadores, aunque todavía se han de confirmar, como tantas cosas con este virus.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *